martes, 16 de febrero de 2016

Lecturas Recordadas: “Doce Cuentos Peregrinos”, de Gabriel García Márquez.

García Márquez, Gabriel (2014) Doce Cuentos Peregrinos. Todos los cuentos. Edit. Literatura Random House. Bogotá, D.C.


Ingresa a los siguientes links para visualizar las imágenes:



Ante la fascinante idea de que recordar aún está entre mis capacidades, he decidido dedicar algunas páginas a aquellos libros que alguna vez leí y que considero que no pueden olvidarse. El año pasado, por ejemplo, fue el año de García Márquez, ya que de los diecinueve libros que leí, cinco fueron del gigante de Macondo. Uno de ellos es una colección de cuentos que me permitieron apreciar la majestuosidad de un autor que cruzó los límites, sin importar nada. El libro del que estoy hablando es “Doce cuentos peregrinos” (1992) y está compuesto por los siguientes cuentos:

  • Buen viaje, Señor Presidente
  • La Santa
  • El avión de la bella durmiente
  • Me alquilo para soñar
  • Sólo vine a hablar por teléfono
  • Espantos de agosto
  • María dos Prazeres
  • Diecisiete ingleses envenenados
  • Tramontana
  • El vera feliz de la Señora Forbes
  • La luz es como el agua
  • El rastro de tu sangre en la nieve

Estos cuentos fueron escritos por Gabriel García Márquez, a lo largo de dieciocho años. Explica el Nobel que han sido llamados peregrinos porque, para lograr su publicación, el proceso creativo y de recopilación sufrió percances quijotescos. El contenido de los cuentos inició en notas adhesivas, pasó por cuadernos y hojas sueltas, baúles, cestos de basura y finalmente, después de las innumerables peripecias, logró llegar a la mente del autor, con la intención de redactarlo por una segunda ocasión; contenido que se publicaría hacia el año de 1992. Ciertamente, Gabo es de mis autores favoritos, sino el que encabeza la lista, por lo que la lectura de sus textos me permite descifrar lo maravilloso que se gesta al interior de un libro que representa, ante todo, nuestro mundo real, pero que es más carnavalesco y maravilloso, un entorno macondiano que se abre paso por las mentes de lectores extraviados que, como yo, sólo buscamos hallar regocijo entre las letras y el papel.

Ahora bien, después de que Gabo escribiera un gran número de cuentos independientes y los publicará por separado en varios suplementos literarios de distintos países, logró unificar estos doce cuentos alrededor de una temática central: historias que van de lo cotidiano a lo extraordinario, sin pasar por alto la insoportable levedad del ser humano; personas de origen latinoamericano que se encuentran en Europa y deben hallar su lugar en el mundo, un mundo lejano a sus costumbres y a aquellos sonidos propios del mar y el aire, juntándose para enunciar las buenas nuevas del año que se viene y las memorias del año que se va.

Debo decir que estos cuentos representan muy bien la versatilidad del escritor costeño, por lo cual no se parece a nada que antes se haya leído de él; muchos creerán que son cuentos de un estilo similar a los de “Ojos de Perro Azul” (1972) o “Los Funerales de la Mamá Grande” (1962), pero se trata de algo totalmente distinto, más cerca del estilo narrativo de Carlos Fuentes (1928–2012) que de aquel estilo tan particular de Gabo.

En este sentido, me parece necesario recomendar la lectura de estos cuentos a quienes me leen en esta ocasión, con el ánimo de que puedan encontrar placer en las letras del buen narrador, Gabriel García Márquez. Comparto a continuación un fragmento de esta gran pieza de la literatura colombiana:

“(…) Una mañana, siendo muy niña, el Amazonas desbordado amaneció convertido en una ciénaga nauseabunda, y ella había visto los ataúdes rotos flotando en el patio de su casa con pedazos de trapos y cabellos de muertos en las grietas” (García Márquez, María Dos Prazeres – Todos los cuentos, 2014, p. 436).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario