martes, 20 de septiembre de 2016

Mis Libros Leídos: "Más allá del olvido", de Patrick Modiano.

Modiano, Patrick (1996) Más allá del olvido. Traducción de María Fasce. Edit. Alfaguara, S. A. Barcelona, España (2014)


“Ella era de estatura media, y él, Gérard van Bever, ligeramente más bajo. La tarde de nuestro primer encuentro, aquel invierno de hace treinta años, yo los había acompañado hasta un hotel del Quai de la Tournelle y luego me habían hecho pasar a su habitación. Dos camas, una cerca de la puerta, la otra bajo la ventana” (p. 11 – Más allá del olvido). 

He terminado de leer mi décimo libro del año: Más allá del olvido, una novela corta que da cuenta de un entorno bastante tenue fundido entre focos y la luz delicada de la luna, en el que la vida de los personajes deambula entre la incertidumbre del amor, el deber ser, la gente que está una vez y luego ya no, los libros y los cigarrillos que producen tos.

Debo decir que éste es el primer libro de Patrick Modiano (1945) que leo; me había acercado a uno que otro comentario que hacían los críticos frente a su obra, cuando en el año 2014 le concedieran el Premio Nobel de Literatura por “el arte de la memoria con el que ha evocado los destinos humanos más inefables y ha desvelado el mundo cotidiano de la Ocupación”. En ese momento, me interesé por lo que estaba escribiendo, algo sumamente hipócrita de mi parte, pero no fue intencional. De haber sabido de su existencia desde antes, lo habría leído con todo gusto.

En fin, este título, que tomé prestado de una biblioteca cercana a mi residencia temporal, ha sido una muy buena forma de conocer más de cerca al autor, de entender que la vida puede ser tan simple y a la vez tan compleja, si se dedica uno a observar a una mujer, a través de la ventana de un Café. La historia del libro gira en torno a un joven que lo ve todo, quiere ser escritor y en una tarde de invierno conoce a una pareja de novios que lo cautivan de inmediato, no tanto el hombre como la mujer. Él (van Bever) es adicto al juego y ella (Jacqueline) sueña con viajar a Mallorca. Los tres forman un complejo triángulo amoroso hasta que un hombre misterioso se interpone, Cartaud.

El joven escribe sobre ella y lo que ha vivido, hace sutil la monotonía del enamoramiento y la retrata de manera admirable. Él sin ella, siente que la vida no tiene sentido. Ella sin él, vive, pues se trata de un espíritu libre en busca de aventura. Ambos personajes depositan en el lector una sensación de confianza, pues a través de los dos es que se logra establecer aquello que va más allá del olvido y no tiene límites: el amor.

Pues bien, Modiano, en palabras de Daniel Gascón (1981), es “un escritor extraordinario y discreto, cautivador y obsesionado por la reconstrucción de un pasado que siempre permanece inalcanzable, enigmático y levemente onírico”. Creo que este autor es, sin duda alguna, uno de los escritores más importantes de la narrativa francesa de los últimos años, no sólo por sus galardones, sino por ser dueño de un estilo que parece sencillo, pero que en realidad es claro, directo y muy refinado. Peter Englund (1957), quien oficia como Secretario permanente de la Academia Nobel, menciona que “(…) cuando uno lee una página suya sabe que ha sido escrita por [un talentoso autor]. Es muy, muy sofisticado en su sencillez… Una especie de Proust de nuestro tiempo”. Aunque, claro está, yo mantendría serias distancias entre estos dos nombres. Realmente, leer a Modiano me ha convencido de que la novela moderna puede hacer lo que quiera, literalmente, desde recurrir al pasado para narrar algo simple, hasta acudir a un futuro inexistente para contar lo más maravilloso, pero real. Recomiendo su lectura a todo buen lector que quiera encontrar en la sutileza del amor la narración de un mundo nuestro que se aleja cada vez más de lo sencillo, de lo simple, de lo mundano.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario