lunes, 5 de septiembre de 2016

Mis Libros Leídos: "Sobredosis", de Alberto Fuguet

Fuguet, Alberto (1990) Sobredosis. Edit. Alfaguara, S. A. Barcelona, España

"El único descartuchado del grupo era el Drago. Los otros Goonies lo odiaban por eso, encontraban que se creía la raja, superior, siempre haciéndose el duro con sus típicas poleras sin mangas y su pelo a lo Top Gun” (p. 37 – Los Muertos Vivos).

He terminado de leer mi octavo libro del año: Sobredosis, una colección de cuentos y una novela corta que dan cuenta de un entorno de realidad alterada en la que la vida de los personajes deambula entre el cine, la música, los libros y los desperfectos de una sociedad víctima de la dictadura de Augusto Pinochet. Debo decir que éste es el primer libro de Alberto Fuguet (1964–) que leo (situación similar a la que comentaba en la reseña inmediatamente anterior a ésta, acerca del libro de Juan Villoro); me había acercado a uno que otro comentario que hacían los críticos frente a su obra, pero jamás a un texto suyo, hasta que descubrí su amplio interés por algunos de los escritores norteamericanos que tanto he leído, como Don DeLillo (1936–), Jonathan Franzen (1959–), o David Foster Wallace (1962–2008). Así que, ha sido una muy buena forma de conocer más de cerca al autor, quien por cierto, estará en mi ciudad, Bogotá, el día 7 del mes de septiembre, para presentar su más reciente obra: Sudor.

Ahora bien, el libro contiene cuatro cuentos y una novela corta que narran lo cotidiano de un mundillo chileno, que se debate entre el imperialismo y las marcas profundas que deja una dictadura. Las drogas, son una huella constante en las acciones que se narran, pues de una u otra forma, permiten dar cuenta de un estado de conciencia colectivo que ha sido alterado, invadido por lo más absurdo y voraz de la sociedad actual: El capitalismo.

La narrativa de Fuguet, lejos de ser la más interesante del territorio chileno, logra algo que ningún otro escritor había conseguido después del llamado Boom Latinoamericano. Fuguet logra dar cuenta de un estilo novedoso, distinto. Éste, su primer libro publicado, despierta a la literatura chilena de los años 90 de un profundo letargo, producido a causa de las ficciones propias de los narradores de antaño. Demasiados diálogos que rondan lo absurdo, drogas, sexo, cine y música, tonos extremadamente altos de una narrativa chilena influenciada por lo norteamericano, televisión, pornografía, teatro, Bruce Springsteen, los movimientos revolucionarios, Allende, Pinochet, mucha droga, Manhattan, Nueva York, pixeles, sobredosis, dan a conocer lo más importante: el renacer de la literatura chilena. Alberto Fuguet logró narrar.

Realmente, leer a este autor me ha convencido de cuán inmenso es el campo de la literatura. He estudiado, he leído bastante, pero no lo suficiente, he escrito y he conocido el mundo; sin embargo, no había entendido lo elemental del mundo de la ficción: partir de la realidad para contar lo cotidiano como si fuera lo más maravilloso. De manera que, he disfrutado leyendo a Alberto Fuguet, y espero conocerlo en los próximos días. Recomiendo su lectura a todo buen lector que quiera sufrir una ligera intoxicación de literatura.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario