jueves, 26 de enero de 2017

Mis Libros Leídos: La corriente – Juliana Restrepo.

Restrepo, Juliana (2016) La corriente. Edit. Angosta. Medellín, Colombia.

(…) Dominique me miraba y se alegraba de verme, yo también. Dominique era genial y Anne era genial, los quería muchísimo a ambos pero los quería distinto. Con Anne era amiga porque las dos éramos lectoras, románticas y cocineras, Con Dominique, por las historias –nunca me cansaba de oírlas– y porque me adoraba. Me decía Tú eres mi amor, mi último amor (p. 78).

¿Cuántos cuentos escribimos a diario sin proponérnoslo? Habría que hacer un recuento de aquellas cosas que nos suceden y que merecen ser retratadas, descritas, contadas, por más pequeñas que sean. A veces, la mejor historia no es la que narra una gran hazaña, sino la que nos permite comprendernos a nosotros mismos, contando algo sumamente sencillo, como una visita a los amigos, una conversación interesante con alguien respecto a cualquier cosa, o simplemente, lo que sentimos cuando tenemos cerca a esa persona especial, aquella que provoca que nuestro mundo entero se ponga de cabeza.

Pues bien, eso es, precisamente, un poco de lo que sucede al interior de este libro: La corriente, ópera prima de la escritora y física antioqueña, Juliana Restrepo. Sobre ella se puede decir que está casada y tiene dos hijos; es profesora universitaria e investigadora. No concibe la vida sin la posibilidad de contar algo, pero entiende que todo está un poco más allá de la literatura y por eso ha dedicado sus días a la física. ¿Cómo se pueden combinar dos áreas tan distintas? ¿Ciencia y arte en una misma oración? No es imposible, tal vez difícil. Antes que ella, otros escritores lo han hecho: Julio Verne (1828–1905), maestro de la ciencia ficción; Antón Chéjov (1860–1904), médico y excelente cuentista; e Isaac Asimov (1920–1992), quien fuera profesor de bioquímica y amante de las letras. Todos tan brillantes e igual de apasionados por la ciencia.

El libro contiene doce cuentos que narran todo tipo de situaciones, desde las tensiones de la clase alta en un país y en el otro, la nostalgia de estar lejos de casa, la amistad entre mujeres, que viven su vida entre el sexo y el crecimiento intelectual, la vejez y el olvido. Son unas narraciones fluidas y tumultuosas acerca de los sueños que se dispersan y se realizan solos, del recuerdo de lo vivido, del anhelo de lo perdido. Hay algo que es común en todos: una voz que narra desde el pasado hacia el presente, o al revés. La figura del recuerdo cobra relevancia en estas historias y el tiempo es el espacio en el que se desarrollan, la corriente por la que navegan, sin un rumbo fijo, a la deriva.

Juliana Restrepo. Fotografía, Santiago Díaz Benavides.
Entre mis favoritos, de los cuales hablé levemente con la autora, se encuentran Vol-Au-ventRojo Garancières, Composition Notebook, Las promesas, Clases particulares. Relatos finísimos que narran la vida como lo que es: aquello de lo que se puede hablar una y otra vez. Debo decir que ésta autora me ha sorprendido gratamente con la sutileza de su lenguaje y su capacidad para contar, acudiendo a la memoria, retratando lo más cotidiano y sublime de lo humano. Recomiendo éste libro a todos los lectores que quieran recordar lo maravilloso de lo simple.

En el siguiente link, encontrarán una entrevista que le hice a la autora, con motivo de mi trabajo en la Revista Canéfora:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario