lunes, 16 de enero de 2017

Mis Libros Leídos: La muerte silba un blues – Gabriela Alemán.

Alemán, Gabriela (2014) La muerte silba un blues. Edit. Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. S. Bogotá, Colombia.

¿Cómo me pude preparar para residir en las inmediaciones de esta gente de temperamento nórdico que no entiende el transcurrir del tiempo en su nuevo hogar, que poco o nada sabe de las formas y gestos de sus anfitriones, que no tolera el calor ni sus costumbres, que se envicia con lo primero que les permite ahuyentar su nueva realidad o por lo menos mantenerla a raya? (p. 65)
El año ha iniciado de la manera más trivial posible. Ha sido así, al menos para mí. He descubierto que cuando se llega a cierta edad, la vida misma se encarga de mostrarte que el camino por el que transitas requiere de un ligero ajuste, una vía alterna, un cambio. Pues bien, entre pensamientos y elucubraciones, he leído un libro de cuentos que me ha parecido muy bueno y lo suficientemente curioso como para profundizar en su contenido, tal vez no ahora, pero sí en un futuro cercano.

El libro del que hablo ha sido escrito por la autora ecuatoriana Gabriela Alemán (1968), y se titula: La muerte silba un blues. En su interior se hallan 10 cuentos de una calidad tal que merece ser elogiada. Agradezco a Fernando Iwasaki (1961) por aclararme el recorrido. La travesía inicia con El extraño viaje, que recrea, a la manera ecuatoriana, la célebre transmisión de la invasión alienígena que Orson Welles (1915–1985) llevó a cabo el 30 de octubre de 1938 para la CBS y que fue replicada en Radio Quito el 12 de febrero de 1949 por un equipo de actores de radioteatro. Aquí, la autora experimenta una narración cautivadora, mientras tiende hilos entre la primera emisión neoyorkina y la segunda ecuatoriana. El lector podrá sentir, como en primera persona, un combate de boxeo narrado con impecable elocuencia y una invasión extraterrestre a la capital de Ecuador.

Beautiful but dangerous es el cuento que más espacio ocupa dentro del libro, pues su estructura de diario personal o cuaderno de viaje permite acudir a una voz narradora encarnada en una europea que se enfrenta a la poderosa naturaleza andina y amazónica del Ecuador, después de abandonar a su esposo. Debo decir que las descripciones de los paisajes, poblados y encuentros sexuales, así como de las reflexiones acerca de la soledad y la memoria son, simplemente, magistrales.

Los otros cuentos de este libro, no menos importantes, exploran varios registros como el policial, erótico, terrorífico, de ciencia ficción y fantástico, todos inmersos en un mundillo narrativo que confirma a Gabriela Alemán como una de las mejores cuentistas contemporáneas en lengua española. Pero ¡cuidado! Gabriela no lo hizo sola, ha recibido un poco de ayuda de ciertas películas de Jess Franco (1930–2013). Tal vez, para entender este libro en toda su dimensión sea necesario acudir a la cinematografía, pero eso depende de cada lector. Por mi parte, debo decir que esta lectura me ha parecido “radiofónica”, no ruidosa ni molesta, sino melodiosa. Recomiendo a todo buen lector que se extravíe entre la muerte y ese blues que tan maravilloso se oye cuando lo silba.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario