jueves, 19 de enero de 2017

Mis Libros Leídos: Quisiera que oyeran la canción que escucho cuando escribo esto – Manuela Espinal Solano.

Espinal Solano, Manuela (2016) Quisiera que oyeran la canción que escucho cuando escribo esto. Edit. Angosta. Medellín, Colombia.

(…) Quisiera que oyeran la canción que escucho cuando escribo esto. Quisiera poder describir esta melodía. Los he visto ensayar tantas veces, los he escuchado toda la vida. Conozco todas las canciones, los cortes y las letras perfectamente. Pareciera que tuvieran la intención de entregarnos el legado de la música sin preguntarnos si estamos de acuerdo o no. Nos están entrenando desde pequeñas, estamos casi listas, aunque a mí me falta la sonrisa de diva y a mi hermana la postura. Nos falta el encanto del artista, la presencia. Me faltan las ganas (p. 33).
Hace un tiempo que buscaba leer algo como esto: un libro que me permitiera entender la importancia de ser diferente, de querer gritar a los cuatro vientos sin temor a nada, de poder encontrar en las letras la felicidad que tanto se busca en esta vida.

Tengo 22 años. Escribo todo el tiempo, pero sólo unas pocas personas lo saben. Estudie literatura para enseñarle a otros mi pasión por las letras. Leo, sueño y me lamento, también, casi todo el tiempo. Le temo al pasar de los días, a quedar sentenciado al olvido. Pero a Manuela no le ocurre eso. A ella no le asusta el hecho de que algún día pueda ser olvidada por completo. Tengo la suerte de conocerla y puedo decir que es de las personas más lúcidas que se han cruzado por mi camino. Ella es escritora, y yo aspiro a serlo. Tal vez la vida nos permita, algún día, leernos.

Manuela tiene 18 años. Vive en Medellín. Yo vivo en Bogotá. Ha escrito un libro diminuto, pero maravilloso, impecable, revelador: Quisiera que oyeran la canción que escucho cuando escribo esto. Un título largo, pero preciso, publicado por Angosta, la editorial de Héctor Abad Faciolince (1958- ). Manuela escribe, aunque no pareciera, una canción de 72 páginas en la que permite que el lector entre en su vida y aprecie la importancia de la voz. No sólo sirve para cantar o hablar, también sirve para soñar y decir “No”. Manuela le dijo “No” a la música, pero no la menosprecia, la adora. Es sólo que quiere escoger su propio camino, marcar su propio ritmo, cantar su canción del alma, esa que le hace sentir mariposas en el vientre y hormiguitas en el corazón.

Compré el libro con la idea de encontrar a una nueva autora de la narrativa colombiana con algo nuevo para contar. Leí el libro con el ánimo de entender a una amiga, y no sé si lo hice. Pero puedo decir, aunque mi palabra no valga nada para muchos, que Manuela Espinal Solano es una las voces más frescas, serenas y reveladoras de la literatura colombiana del siglo XXI. Ella es, sin duda, una de esas autoras que nos mantendrán expectantes durante algún tiempo, hasta que publique su próximo libro, hasta que nos permita saber qué hará con esa voz suya que siempre la acompaña.

Quisiera que oyeran la canción que escucho cuando escribo esto, es un libro sencillo de leer, con ciertas polifonías y saltos temporales en su estructura, dedicado a la vida, a la lucha por los sueños y a la voz, porque es con ella que podemos expresarnos. Pero más allá de eso, siento que este libro ha sido escrito para que los lectores podamos sentir que no estamos solos y que el camino, como una escala pentatónica, puede tener distintos recorridos.

Recomiendo esta lectura a toda persona que quiera encontrar la respuesta a aquello que no sabe cómo expresar. Aquí encontrará que se puede cantar, se puede pintar, se puede bailar, se puede hacer ciencia, se puede hablar, se puede escribir.

https://libletter.blogspot.com.co/2016/12/quisiera-que-oyeran-la-cancion-que.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario