sábado, 19 de agosto de 2017

Mis Libros Leídos: Aves de paso – Eduardo Peláez Vallejo.

Originalmente publicado en: Revista Canéfora.

Peláez Vallejo, Eduardo (2017) Aves de Paso. Alfaguara. Penguin Random House, Grupo Editorial. Bogotá, Colombia.

Y lo leí completo, y me gustó completo, y terminé, por completo, satisfecho. Esa ha sido la sensación que me ha dejado la lectura de Aves de paso, el último libro que ha publicado el escritor antioqueño Eduardo Peláez Vallejo, quien es, posiblemente, el representante del género del testimonio en la literatura colombiana contemporánea. Lo dije, previamente, en una entrevista que le hice al autor y que apareció publicada en el suplemento cultural del periódico El Espectador. Ahora, después de haber completado la lectura de esta historia, puedo confirmar que, sin duda, Peláez Vallejo es dueño de una prosa finísima, tenue y sutil, con la que le da rienda suelta a los artilugios, siempre tan huidizos, de la memoria.

Aves de paso es la historia de los hermanos del autor, Ricardo y Marta Luz. Se trata de una reconstrucción minuciosa del recuerdo hecho verbo, una historia acerca de la posibilidad de vivir en un mundo en el que el tiempo se va rápido y el aire no alcanza para que todos respiren al mismo ritmo. Los retratos, los escenarios difusos, las anécdotas comiquísimas, las miradas en retrospectiva a lo que pudo haber sido y no fue, hacen de este libro un culto a la posibilidad de soñar despierto, una suerte de búsqueda de la vida que se va quedando encerrada al interior de una finísima gota de tinta azul que yace en el pie de una criatura diminuta.

Los ojos, de color sin nombre, mezclaban el verde, el pardo y el amarillo de tonos rebajados y disparejos (un ojo más claro que el otro), pero la mirada no carecía de unidad y verlo no hería como una imperfección ni representaba un felino. Eran ojos de paz de un hombre de paz y brillaban al sol bajo las cejas cerradas y las pestañas rubias, como una adición de vitalidad, luz y color” (p. 23).
Con este libro he logrado una lectura maravillosa de lo que significa soñar con los ojos abiertos, conocer al desconocido y tomarle afecto, llorar con la congoja ajena y sentir con el corazón distante y apretujado, vivir, morir y montar a caballo, caerse de él y luego pararse, para seguir conversando con el jinete de al lado. En el transcurso de la lectura se me vino a la memoria aquella película de 2013, Philomena, dirigida por Stephen Frears y protagonizada por Judi Dench; un acierto cinematográfico para describir el dolor de una madre ante la imposibilidad de conocer el paradero de su hijo perdido. Aves de paso no habla sobre los hijos perdidos y las madres que se pasan la vida buscándolos, sino de los sentimientos que no se dieron y que quedaran, como el viento, latentes en la inmensidad.

Eduardo Peláez Vallejo ha dicho que él no escribe de otra cosa distinta a lo que ya conoce, pues a Dios gracias porque ha sabido muy bien cómo fundir la ficción al interior de la realidad y así, poner a funcionar un episodio sumamente terrenal como si fuera la mayor historia jamás contada. Su obra no es acerca de su vida, sino de cómo su vida se ha hecho literatura con el paso de los años. “Ella, como todos nosotros, es un enigma”.

Eduardo Peláez Vallejo y Santiago Díaz Benavides, 2017. Fotografía, Paula Díaz.
Recomiendo, entonces, la lectura de este libro, esperando que los lectores puedan sentirse tan a gusto como yo lo hice, y con el ánimo de que puedan entender que no importan tanto los años vividos como los días venideros en los que la alegría será el sustantivo que le ponga nombre a nuestro destino.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario