miércoles, 18 de octubre de 2017

Mis Libros Leídos: Al otro lado del mar – María Cristina Restrepo.

Restrepo, María Cristina (2017) Al otro lado del mar. Edit. Alfaguara. Penguin Random House, Grupo Editorial. Bogotá, Colombia.

‘Al otro lado del mar’, María Cristina Restrepo.
Alfaguara. Penguin Random House, Grupo Editorial. 253 páginas. Tapa blanda. $45.000 COP

“(…) Al otro lado del mar es la novela más reciente que ha publicado María Cristina Restrepo y, respaldado por ciertas opiniones, me atrevo a decir que se trata de su obra maestra. En este libro, la autora antioqueña se permite hacer uso de toda estrategia narrativa necesaria para contar la historia de una pareja de alemanes que se ve obligada a abandonar Cartagena, tras ser deportados, él y ella, a su país natal, en medio de la guerra.  “La relación entre Colombia y Alemania, diseccionada a través de un manojo de personajes del comercio y la diplomacia que se ven confrontados a las deportaciones provocadas por la guerra entre el Tercer Reich y los Aliados, es lo que caracteriza principalmente [a esta novela]. Alemanes, que no nazis, expulsados por el gobierno de Eduardo Santos bajo las exigencias de los Estados Unidos. Alemanes que desde el caos, el hambre, el frío y la violencia en Europa añoran la luz, la concordia, los sabores y los olores, la gente cordial de un país llamado Colombia.  Y resulta paradigmático, por no decir conmovedor, que un país como el nuestro, que habría de convertirse después, durante la segunda mitad del siglo XX, en uno de los trasuntos de otro horror planetario, sea evocado por estos alemanes desamparados como el único lugar donde es posible la salvación”.  El escritor Pablo Montoya, a quien le debo esta cita, ha sabido resaltar las cualidades de esta novela que, narrada como si se tratara de una película, les permite a los lectores transitar, de la mano de una voz omnisciente, hacia un abismo en el que hay un manantial como fondo. Continúa el autor: “Me atrevería a decir que el primer gran acierto, de entre muchos, que tiene Al otro lado del mar (…), es haber afianzado su hermosa y adolorida narración en esta premisa. Contar los avatares de un grupo de alemanes buenos en medio de la inclemencia de la segunda guerra mundial. Oponer al buen gusto, a la exquisitez, a un cierto espíritu sibarita y tolerante, al anhelo de vivir en paz y gozar los placeres que depara la existencia (esos placeres esenciales que nos prodiga una atmósfera, una comida, un licor, una caricia), a una realidad social de atroces despojos (…)”.Y es que esta novela ha sido escrita de una manera magistral, puesto que en ella nada sobra, nada falta; nada más se le puede pedir a esta historia que, en algunos de sus pasajes, permite sentir el asedio del dolor y sufrir con las experiencias que se narran, reconocer en el otro (en los personajes) la presencia de lo humano que se va haciendo pedazos, la fragilidad de nuestra condición condenada, desde el inicio mismo, a la extinción.

El amor inmarcesible entre Honorine y Albert, la fuerte devoción hacia su hija Angelika, las preocupaciones ante la llegada de la pequeña Elisa; el anhelo por ver de nuevo a Klara y a su madre Gudrun, la fuerte conexión entre los hermanos Rosen, Dafna y Daniel, con su padre, quien intenta, en vano, salvar la vida de su otro hijo y reencontrarse con los suyos en un país desconocido; la presencia tranquilizadora de la abuela Elisa, el brazo protector de Klaus, los temores de Emil, los cuidados de Maud, los amigos idos, los amigos venidos; los cartageneros presentes en el recuerdo, Fao, Canela, los Gutiérrez, Carlitos Mogollón; el carisma de Gerd, la mirada calculadora de Wolfgang y su misantropía selectiva, la alegría de Paula. Todos y cada uno de estos momentos, pequeños fragmentos de lo que el lector recibe en la novela, son apenas pinceladas de la buena construcción que ha hecho la autora respecto a sus personajes y a la forma en que se evocan los unos a los otros a través de los sonidos, el tacto y la comida, y se debaten por vivir en un mundo que se llena de ceniza, o morir en el recuerdo de algo que pudo ser y nunca fue. “La permanencia que dejan en la memoria del lector los personajes de Al otro lado del mar reside sobre todo en la dosis de humanidad que la autora les ha otorgado”, recalca Montoya.

María Cristina Restrepo ha escrito una de las novelas más bellas de este año en lo que concierne a la literatura colombiana, explorando, una vez más, la capacidad que tiene la mujer para soportar inmensas cargas de dolor; demostrando que el personaje femenino no ha sido escogido por azar, sino porque era necesario para contar esta historia inmersa en el intenso calor del trópico y el frío invierno del país bávaro, que se funde entre imágenes que corren todas en blanco y negro, con marcas de proyector desgastado a los lados y el sonido de la cinta que avanza hasta llegar a su final, con el aroma de las comidas caribeñas y la música que no puede faltar: Pink Floyd, Opus, Europe y un toque de Édith Piaf, para terminar con un épico David Bowie y esa sensación sublime que nos deja al decirnos que podemos ser héroes, solo por un día. Al otro lado del mar: un libro que habla sobre la posibilidad de seguir con vida, a pesar de la adversidad” (Octubre, 2017).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario