lunes, 15 de enero de 2018

Mis Libros Leídos: Hay días en que estamos idos – Andrés Mauricio Muñoz.

Muñoz, Andrés Mauricio (2017) Hay días en que estamos idos. Seix Barral. Grupo Planeta. Bogotá, Colombia.

Imagen del libro "Hay días en que estamos idos", de Andrés Mauricio Muñoz.
/Fotografía, Santiago Díaz Benavides.
Su cuerpo le resulta armonioso, seductor, aunque haya perdido el ímpetu que tenía en los años idos. Sabe que aún despierta esa doble mirada, lo cual la lleva a caminar con altivez, amparada en el aplomo de quien se sabe bello (p. 117).


“(…) Andrés Mauricio Muñoz es, sin lugar a duda, un prosista estupendo, de los más talentosos de la literatura colombiana contemporánea. Alberto Salcedo Ramos y Juan Esteban Constaín concuerdan en que se trata de una de las voces más interesantes de la narrativa nacional. Afirmación para nada excesiva o desacertada, pues este escritor ha sabido bien cómo acudir a los episodios cotidianos para narrar el tedio y el terror inmersos en la normalidad de la que podemos ser presa fácil los seres humanos.

Con este libro, el más reciente, el autor se da a la tarea de explorar las grietas de un mundo en el que nos vemos envueltos a diario, pero del que no surgen mayores cuestionamientos. De repente, un niño decide ocultarse para siempre de sus padres, acudiendo a una suerte de fortín instalado en las paredes de su casa. Desde allí les habla y pasa sus días como una voz que se dispersa en el aire, sin cuerpo y casi sin alma; una pareja vive a la sombra de otra que parece haber tenido todo planeado antes de traer un hijo al mundo. La mata, la matica, se volverá la excusa perfecta para demostrarles que en algo pueden estar por encima de ellos; un hombre está desempleado y al borde del colapso, al saberse sentenciado a la indiferencia de su esposa, quien parece haber cambiado de actitud desde que él pasara más tiempo en casa que en el trabajo; una ama de llaves llega a la vida de una pareja de esposos que han decidido tener su primer hijo. Las cosas marchan bien hasta que uno de ellos comienza a fijarse en la forma particular de actuar que tiene aquella mujer; Abril Brouwer, una estrella de la televisión nacional, experimenta el ocaso de su carrera y al interior de su apartamento, del cual no sale con mucha frecuencia, comienza a darse cuenta de que sus días pueden verse azotados por el delirio; Mariana y su esposo acaban de comprar una casa con la esperanza de iniciar una vida enfocada en la crianza de los hijos que estarán por llegar. Todo va bien hasta que un día, por razones desconocidas, un cortinero decide apropiarse del lugar y su vida, sin que ellos se den cuenta, está a punto de cambiar para siempre.

Seis cuentos en los que el lector sentirá que los días pasan como si fueran horas y la vida no alcanza, no alcanza para anticipar los detalles monstruosos de los momentos en que por razones inexactas nos sabemos idos ante la cotidianidad de nuestros actos. “Una vez adviertes la grieta, la atmósfera se tensa, te perturbas”, asegura el autor, quien reconoce que uno de sus mayores referentes en la escritura del cuento es el escritor norteamericano Raymond Carver (1938–1988). “Me interesa que los personajes se muevan por sí solos, y que sea ese movimiento lo que determine en qué va a terminar la historia. Los personajes se adaptan a las transformaciones que hay en sus vidas”.

Este libro reconfirma el talento de un escritor hecho a partir de las lecturas, del paso del tiempo, de los días que parecen ser uno más, pero que guardan toda una historia para contar. Lo cotidiano, lejos de ser el gran tema de la literatura universal, es el tema al que los lectores recurren cuando buscan descubrirse a sí mismos, salvarse del agobio de las horas, saberse narrados en un libro de cuentos como Hay días en que estamos idos” (Enero, 2018).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario